Viernes Santo 2009

by 20:37 0 comentarios
Como ya es tradición acá en mi rancho, las iglesias cercanas organizan un viacrucis en los alrededores de las colonias cercanas. Desde que tengo memoria, cada viernes santo salgo a ver la representación de la pasión de Cristo (bueno en realidad son dos, ya que las dos iglesias principales organizan la suya). Y es que ya se me hizo costumbre, a pesar de que no soy religiosa, es más parecido a la manera en que sales a ver un desfile o como en algunas historias cuentan, cuando el circo llega a la Ciudad.

Cada año se ha hecho más decepcionante, cada vez tienen menos producción (antes usaban caballos), creo que la grabación que utilizan durante el recorrido es el audio de la película "El mártir del calvario" (jaja bueno, tal vez no, pero seguro tiene los mismos años) y no creo que les vinieran mal unas clases de actuación.

Lo que más me intrigó esta vez fue que usualmente al frente de la procesión traen una pipa de agua que humedece el piso, ya que usualmente los participantes (no se cual seria la definición correcta) caminan descalzos, y como todo el show ocurre desde el medio día, pues el pavimento debe estar extremadamente caliente.

Me intrigaba si iban a llevar una pipa de agua (que usualmente es agua tratada), después de saber que iba a haber escacez del líquido en muchos lugares durante estos días. Y además que tirar toda esa agua era un gran desperdicio.

Primero pensé que deberían obligarlos a llevar zapatos para que no tuvieran que mojar el pavimento, que tal vez podrían convencerlos de que era suficiente penitencia caminar bajo el sol y que algunos tipos los golpearan en la espalda. Cuando salí hoy a ver las procesiones noté que en ninguna había una pipa de agua. Seguramente las deben estar usando para llevar agua potable a aquellas zonas donde la iban a cortar. Creí que era bueno, que tal vez alguien me había hecho caso... pero no.

Las personas seguían caminando descalzas, y por altavoces pedían a los habitantes de las casas por donde iban pasando que les llevaran agua para que no se quemaran los pies. Llamado al cual acudieron como buenos católicos. Así que por donde pasaba la procesión, la gente salía con mangueras, cubetas o botellas de agua para tirarla en el piso por donde pasaban.

Así que esto resultó peor, porque el agua desperdiciada no era tratada, sino potable. Además que las calles quedaron llenas de cáscaras de naranja que los participantes de la procesión iban tirando (ok, no los iab a dejar sin alimento o les podría dar insolación, pero pues alguno pudo pasar con una bolsa a recolectar la basura).

Quisiera que se pudiera multar a las iglesias por estas acciones, obligándolos a hacerse cargo de la limpieza de las calles después de sus eventos, y además evitar el desperdicio de agua, ya que recorren varias calles y por todos lados es lo mismo.

Tengo aquí algunas imágenes (tomadas con mi austero celular, así que no son muy buenas) que quisiera compartir.




0 comentarios:

Publicar un comentario