Trabajando, y de paso turisteando

by 12:04 0 comentarios
En estos momentos estoy muy lejos de mi querida chilangolandia contaminada, con tráfico y un chingo de gente con muchos olores extraños entremezclándose en el ambiente dentro de un microbús a las 4 de la tarde.
Pero no me quejo, la verdad es que eso de caminar por las calles y respirar aire limpio, mirar a lo lejos el volcán Tacaná, sentir la lluvia y empaparme sin miedo a derretirme por la lluvia ácida es muy bueno.
He estad aquí desde el lunes 24 de septiembre, aquí en el municipio de Cacahoatán en Chiapas, muy cerquita de la frontera con Guatemala, a como 18 horas de camino en autobús desde el D.F. Hace mucho calor, pero un calor rico, me he salvado de los piquetes de moscos (aunque he tomado medidas extremas), a veces no hay mucho que hacer, pero por las noches me arrullan los cantos insectóricos (jaja, esa palabra existe??).
No extraño la cotidianeidad, y se me han ido rápido estos primeros días de todo el mes que estaré por acá. Espero el fin de semana (un poco de descanso) para ir a parrandear por ahí, tomarme una cerveza y conocer lugarcillos cerca y ver de que manera nos podemos entretener, porque hasta nos estamos durmiendo temprano (yo que no duermo hasta la media noche, a las 9 ya tengo sueño).
La comida que he probado no ha sido nada del otro mundo, pero las tortillas son muy ricas, pequeñas, delgadas y muy blancas. En una comida te comes como 10 y ni cuenta te das (nada bueno pa la dieta). Estamos en espera de ir a comer unas quesadillotas famosonas en el rumbo. Iremos a Tapachula buscando tlayudas y yo quiero comprar mis 5 kilos de café.
Bueno, ilustres lectores de Cate de mi Corazón, de por si andaba en chinga y no podía postear mucho, por este tiempo andaré lejitos y m,enos tempo tendré. Pero espero tener un chancesín de contarles algo de lo que ando haciendo por acá. A ver si se les antoja pasarse unas vacaciones en tierras chiapanecas.

0 comentarios:

Publicar un comentario